Noticia

Lúgaro, sin historial, sin equipo, sin recursos y sin propuestas

El jueves 17 de marzo El Nuevo Día publicó una noticia que hacía referencia a la repetida irresponsabilidad de la candidata a la gobernación Alexandra Lúgaro para entregar a tiempo, como estipula la ley, los informes de ingresos y gastos de su campaña. Luego de cuatro días de absoluto silencio, la candidata publicó un vídeo donde le da la razón a la noticia publicada pero alegando que ya había entregado los informes, aunque tarde. Como respuesta a algunos comentarios sobre el vídeo la candidata indica que hubiese querido tener el dinero para costear su campaña sin pedirle un centavo a la gente, pero que necesita de todos para continuar. Sin embargo, esta candidata, haciendo alarde de no aceptar el dinero público asignado a candidatos y partidos, ruega porque “todos” los puertorriqueños le ayudemos a continuar con su campaña. Pero entiendo yo, si ella no quiere pedirle un centavo a la gente se hubiese acogido en primera instancia al Fondo Electoral.

En Puerto Rico hay una concepción sumamente errónea sobre el Fondo Electoral. El mismo está hecho para proteger a los partidos en oposición y en minoría, así como a las candidaturas independientes. Usar el fondo no es cometer un acto de injusticia durante la crisis, como tanto repite Lúgaro, por el contrario, es un mecanismo para promover la democracia y combatir la corrupción. La disponibilidad del fondo abre puertas, también, a nuevas ideas sobre cómo afrontar la crisis, ya que las presentadas por los partidos de mayoría no funcionan. No obstante, los nuevos candidatos a la gobernación, en vez de intentar entender su utilidad y debatir los principios que guían la ley bajo la cual se rige el Fondo Electoral, lo rechazan para acogerse a los intereses privados que no representan el interés público.

Para añadir aún más a la incomprensión del financiamiento de campaña, Lúgaro alega que los demás “candidatos y partidos tradicionales reciben millones de dólares de los bonistas, de las aseguradoras, de los cabilderos y de otros grandes intereses” ¿Pero acaso no se ha dado cuenta esta candidata que uno de los medios que podría evitar que los candidatos reciban dinero de intereses privados es precisamente un financiamiento público, como el Fondo Electoral? Cabe mencionar que la candidata insiste en referirse a todos los partidos aún cuando los gastos en los que ha incurrido en su campaña son mucho mayores que los de María de Lourdes Santiago (candidata del Partido Independentista Puertorriqueño/PIP) así como los de Rafael Bernabe, del Partido del Pueblo Trabajador (PPT).

Estos últimos dos, son quienes menos donaciones privadas han recibido. Lúgaro, a pesar de que no ha recibido grandes cantidades de donaciones rechaza el Fondo Electoral, lo que la obliga a sostener su campaña con fondos privados. Los mismos ingresos privados que critica de los partidos de mayoría. Perece ser que Lúgaro se critica a sí misma. Pero sus grados de ambigüedad no tienen límites, dice que no cree en la privatización pero la favorece, dice que no cree en la junta fiscal pero la favorece. Lúgaro señala a los demás candidatos por no asumir posturas pero hasta el momento es una de las candidatas con menos firmeza en sus planteamientos. Desde su primera conferencia dijo que no solo diría qué haría si no que nos explicaría cómo lo haría, y a un año de eso, seguimos esperando su plan.

Lúgaro no ha estado presente en sus 34 años de vida en ninguna lucha social e incluso subestima las protestas (así lo hizo con los maestros y le indicó a unos estudiantes del Colegio Nuestra Señora de Lourdes). Sin embargo, cuando fue momento de darse a conocer el año pasado se presentó, quizás por primera vez, en una marcha de los estudiantes universitarios en San Juan. Nada más parecido a un político de los partidos de mayoría, que las escasas veces que ponen pie en las marchas es porque están en campaña o les conviene de alguna manera.

En el mismo video al que hago referencia, Lúgaro menciona que pese a sus limitaciones ha continuado su campaña porque cree en lo que ella denomina un “movimiento”. Pero si tanto cree en lo que dice creer ¿por qué paso de ser una total desconocida a una candidata a la gobernación con una preocupación súbita por los asuntos del País? Actualmente, conocemos partidos, movimientos políticos e individuos que se desempeñan en la vida política puertorriqueña que son honestos y que han luchado por décadas por diversas causas en las que creen, figura entre estos, la candidata del PIP. Sin duda, ella y Bernabe son líderes que hasta ahora han sudado defendiendo las cosas que promueven en sus plataformas y campañas.

Además de a esto, cuentan con un equipo de trabajo. No solamente tienen credibilidad por su historial sino que responden a un interés colectivo por que forman parte de partidos y movimientos políticos que también gozan de credibilidad ¿Por qué debemos confiar en una candidata sin historial, que no representa a un colectivo, sin una ideología que represente un interés nacional y sin un programa político? Estos partidos han estado presentes en muchas luchas sociales, han promovido el seguro de salud universal y la educación pública, décadas antes de que Lúgaro lo promoviera, se han opuesto a la privatización, han defendido el medio ambiente y a la población de educación especial; han promovido tratamientos a adictos fundamentado en la medicalización de las drogas así como planes no punitivos para prevenir el crimen, entre muchas otras cosas. Aún más, han sido coherentes y firmes en sus posturas, no solo por mantenerlas por décadas sino por asumir posiciones sólidas ante diversas situaciones del País, cosa que no se puede decir ni de los partidos de mayoría, ni de Lúgaro.

No entiendo entonces cómo su candidatura siquiera se acerca a ser la mejor opción en estas elecciones, no sé en qué ayuda en la grave situación de Puerto Rico, cuando ella misma ha reconocido que no tiene la gente necesaria para siquiera entregar un informe de ingresos y endosos a la misma vez (elemento de transparencia sumamente importante al que la candidata y seguidores le restan importancia so pretexto de que son “sus ahorros”). Con todo esto, esta candidata repite consistentemente que representa un movimiento, pero no se ha dado cuenta que ya desde hace años hay un movimiento de oposición real, del que el PIP y el PPT forman parte, entre muchas otras organizaciones que representan y defienden honestamente los intereses de la mayoría de la población ¿Por qué debemos entregarle un país que está pasando por su peor crisis a una persona ambigua, desconocida y sin ningún credencial que le ayude a respaldar su proyecto político?

Correr para la gobernación implica gastar recursos, tener un equipo de trabajo, un proyecto ideológico claro y tener credibilidad para impulsarlo, con tanta queja de esta candidata explicando lo difícil que se le ha hecho el camino por no tener los recursos, se vendrá dando cuenta de por qué existen partidos y para qué sirve el fondo electoral. Todo esto después de haberlos demonizado a ambos, tanto al fondo como a los partidos. Si ella desconocía todo esto, eso también la descalifica como la mejor candidata, por obviar algo tan elemental como lo es que para transformar un país, hace falta mucho más que recursos, gente, organización, trabajo, experiencia y conocimiento de las luchas de un país. En resumen, Alexandra Lúgaro no solo está mal posicionada por su falta de historial político y plataforma, si no por el desconocimiento de los procesos básicos y la falta de herramientas para impulsar un proyecto político en la isla.

Las opciones en la papeleta para noviembre de 2016 agraciadamente contienen candidatos (as) extraordinarios y confiables. Lamentablemente, los candidatos con mayores posibilidades de ganar son candidatos de los cuales ya no podemos confiarnos. Ante esta realidad, los partidos de minoría son necesarios para mantener una buena parte de la oposición política en Puerto Rico. Son indispensables para alertar sobre proyectos que podrían afectar a las poblaciones más vulnerables y desventajadas. También para cuestionar y criticar la política pública cuando es necesario, votando en contra y manifestando una oposición pública, como sucedió con el IVU y como pretendió ser el IVA. Son importantes para señalar las injusticias que cometen los partidos de mayoría y los actos de corrupción. Igualmente, para presentar ideas que luego puedan adoptar como posición la mayoría, como sucedió con la medicalización de la buprenorfina, los impuestos a las compañías foráneas y la propuesta de unicameralidad (ignorada eventualmente por los partidos de mayoría).

No está demás añadir que toda persona que pretenda ejercer su voto en estas elecciones debería evaluar a sus candidatos a profundidad. No tomando en cuenta lo que los(as) candidatos(as) aparenta ser sino lo que han sido en su trayectoria política y social. Debemos ser cuidadosos en la forma en que canalizamos nuestro desagrado y decepción con el Partido Nuevo Progresista (PNP) y el Partido Popular Democrático (PPD). Cuestionar las intenciones de los candidatos independientes no representa, como también alega Lúgaro, miedo a lo diferente. Por el contrario, considerando la gravedad de la situación que vivimos, es un ejercicio que nos evitaría votar por más de lo mismo, aunque venga en un nuevo empaque.

Los puertorriqueños debemos continuar impulsando proyectos económicos anti-neoliberales, y proyectos políticos de descolonización y de inclusión. El voto es un instrumento para fortalecer a las organizaciones que han nutrido las luchas sociales más importantes del País. Sin embargo, no hay duda de que los pueblos se pueden equivocar. Por eso, no perdemos el tiempo cuando señalamos que no por ser una cara nueva Alexandra Lúgaro representa algo diferente y novedoso.

 

Anuncios

Deja un comentario