Noticia

Ningún puertorriqueño o puertorriqueña debe aceptar nombramiento en la Junta de Control Fiscal

image

San Juan – El expresidente del Senado de Puerto Rico, Thomas Rivera Schatz, repudió que alguna persona de origen puertorriqueño acepte un nombramiento en la Junta de Control Fiscal federal, pues sería hacerle un mal servicio al pueblo de Puerto Rico y también prestarse al juego colonialista del liderato republicano y demócrata en el Congreso y de la Casa Blanca.

“No caigamos en el engaño y la demagogia. Las expresiones del presidente Barack Obama, en el sentido de que procurará la mayor cantidad posible de nombramientos de puertorriqueños en esa Junta, no es un acto de desprendimiento ni gentileza, sino de pura politiquería. El presidente Obama y los líderes demócratas y republicanos en el Congreso, saben que a esa Junta le esperan retos y decisiones muy difíciles que van a provocar resentimientos en muchas personas, protestas y más problemas en la Isla. Quieren nombrar a puertorriqueños para convertirlos en los focos y las “tarjetas” de todas las controversias y presiones que se avecinan con esa Junta. Ese es el viejo juego colonial en Washington DC: agitar la confrontación de los distintos sectores ideológicos en Puerto Rico para producir tranques y así continuar provocando el “status quo” y el inmovilismo colonial” argumentó Rivera Schatz.

El senador dijo que se han mencionado varias personas, estadistas, estadolibristas e independentistas, y no dudo que algunos se sientan tentadas a obtener un nombramiento dentro de la Junta porque lo consideran una buena oportunidad de empleo o de ejercicio de influencias. “Que no traten de engañar a nuestro pueblo. Si aceptaran un nombramiento, estarían pensando en ellos mismos y no en Puerto Rico. Los exhorto a que mediten bien las consecuencias de participar en esa Junta”.

“Si en Washington DC decidieron ejercer su soberanía para legislar esta Junta de sindicatura colonial, mientras hacen nada para resolver la raíz del problema que es el sistema colonial, entonces son los promotores federales de esa legislación los que deben asumir la total responsabilidad de las acciones y los resultados de esa Junta, sean positivos o negativos. Que asuman todas las consecuencias de sus propios actos. Que nombren a personas vinculadas a ellos, pero desvinculadas de Puerto Rico para así evitar que esos puertorriqueños o sus familias queden expuestas a presiones y controversias locales. Que los que se inventaron esta Junta no vengan a tratar de taparse convirtiendo a puertorriqueños en escudos para después echar culpas al divisionismo ideológico y político a nivel local, un argumento históricamente manoseado en la capital federal para justificar sus errores, discrímenes y omisiones con Puerto Rico”.

Rivera Schatz recordó que uno de los principales argumentos utilizados en el Congreso federal durante la discusión de la legislación PROMESA era la necesidad de crear una Junta que estuviera libre de las controversias y presiones políticas locales. Una Junta con personas que se sintieran en total libertad para tomar las decisiones correctas aunque fuesen difíciles. Por lo tanto, argumentó, nombrar puertorriqueños, que siempre serían vinculados a algún partido o corriente política local, sería una contradicción a los propósitos que los funcionarios federales utilizaron para justificar la creación de la Junta.

“Le anticipo al pueblo que si se nombrara a algún estadista, luego se diría que la Junta y el entrante gobierno del PNP son la misma cosa. Por el contrario, si se nombrara a alguna persona vinculada al Partido Popular, entonces se diría que la Junta no funciona porque los mismos puertorriqueños la contaminaron con sus controversias políticas internas. En ambos escenarios, los inventores de esta Junta en Washington DC se lavarían las manos y esa es la verdadera razón detrás del cuento enternecedor de querer nombrar puertorriqueños. Después de todo, por más puertorriqueños que nombren en esa Junta no podrán borrar la desigual y discriminatoria condición colonial a la que han expuesto a Puerto Rico durante 118 largos años, aun cuando este pueblo votó para rechazar el colonialismo” sostuvo Rivera Schatz

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: