Anuncios

Senadora radica medida para atender hostigamiento sexual y violencia doméstica

Con el fin de encaminar acciones concretas para atender el problema del hostigamiento sexual y de la violencia doméstica, que en muchos casos ha resultado en la pérdida de vidas, la senadora Zoé Laboy Alvarado radicó hoy, durante el primer día de la Quinta Sesión Ordinaria 2017-2020, tres medidas con las que espera que se den pasos asertivos que conduzcan a reducir estos casos en la isla.

 

La primera de las medidas es el Proyecto del Senado 1164, para enmendar la Ley Para la Prevención e Intervención con la violencia doméstica, a los fines de ordenar que sea mandatorio el que, habiéndose expedido una Orden de Protección, el Tribunal le ordene a la persona peticionada o agresora que participe de un programa o taller de reeducación para personas que incurren en conducta agresiva en relación de pareja.

 

“A pesar de que una Orden de Protección es un mandato para que la persona agresora se abstenga de actos o conducta constitutivos de violencia doméstica, la realidad es que en nada contribuye a modificar esa conducta maltratante. Hoy día la ley deja a discreción del Tribunal el ordenar al peticionado o peticionada que participe de estos talleres. De hecho, la realidad es que en muy pocas instancias así lo ordena.  Es por lo que esta enmienda persigue que la reeducación sea mandatoria siempre que se emita una Orden de Protección.  De este modo, protegemos a la víctima, pero también le damos herramientas al agresor o agresora para modificar su conducta”, explicó Laboy.

 

Si el curso o taller tuviese algún costo, el Tribunal impondrá a la parte peticionada el pago de los costos del programa o taller, si alguno.

 

A pesar de que el año 2018 cerró con 71 casos de asesinatos menos que el año 2017, el número de muertes relacionadas a violencia doméstica incrementó de 11 casos en el 2017, a 27 muertes, 24 de ellas de mujeres, en el 2018.

 

La Resolución del Senado 953 fue la segunda medida radicada por lo senadora con el fin de realizar una investigación exhaustiva sobre el alcance, la efectividad y necesidades de la Oficina de la Procuradora de las Mujeres (OPM) a tenor con la ley que la crea, así como la pertinencia y el cumplimiento de dicha oficina en el desarrollo, implantación y fiscalización de políticas públicas dirigidas a promover ambientes laborales equitativos, seguros y libres de prejuicios para las mujeres en Puerto Rico.

 

La ley que crea la OPM, reconoce que estas siguen siendo objeto de discrimen, opresión y marginación que violan los principios de igualdad de derechos y el respeto de la dignidad humana y que dificultan su participación en diferentes ámbitos.

 

Anuncios

Deja un comentario