Anuncios

Grupo SEPI

Seguimos ignorando al elefante en la habitación

Por: Dra. Amarilis Ramos Rivera, sicóloga clínica

En pleno 2020, año que puede comunicar vanguardia, innovación y mayor conciencia de temas sociales se observa marcadamente como seguimos indiferentes ante el gran número de situaciones de emergencia que vivimos como país.

Paralelamente vamos “posteando” contenido en las redes sociales sin fundamentos para obtener la aprobación de otros o “pescar likes y shares” mientras ignoramos la verdadera crisis convencidos de que por solo darle al botón de publicar estamos resolviendo el problema. El lamentable incidente de Alexa presentado en los medios de comunicación en el día de hoy debe ser la gota que colmó la copa. Por un lado tenemos el tema de equidad de género y por otro lado el apoyo a la poblaciones con situaciones de salud mental.

Recientemente en las redes sociales conocimos en partes la historia de Alexa. Hoy se difundió en ellas un video de cómo se le arrebató la vida. Tomar la justicia en nuestras manos es cuando erradicas el maltrato, aceptas a los demás tal cual son, cuando te enrollas las mangas para levantar al caído y levantas tu voz por la paz, no la guerra.

Algunos esperan sentados en una silla que la justicia llegue por parte de las agencias de gobierno, pero, ¿qué se está haciendo dentro del seno del hogar para erradicar tan terribles males y ser sensible ante lo que acontece?, ¿qué estás haciendo tú para aprender a aceptar las diferencias?, ¿qué rol estoy teniendo en la sociedad ante situaciones como las que, desafortunadamente, leemos hoy?

Es imperativo que fortalezcamos nuestra conciencia social, no podemos continuar avalando un mundo donde la pobre tolerancia destruye la sensatez y el juicio. Debemos aprender a dejar de tomar como cierto lo que no conocemos en contexto completo. ¿Cuántas veces has sido objeto de una calumnia que te ha quebrado emocionalmente? Pues ahora piensa, que esa calumnia cuesta vidas. Tenemos que decir basta y dar paso de una vez y por todas a la inclusión y diversidad. Los derechos humanos, la seguridad y el bienestar no son exclusivos de un sector. Demostremos con acciones constructivas que el país es de todas y todos. Seamos parte de la solución.

Seguimos ignorando al elefante en la habitación